Prestadores / Testimonios

Historias del éxito de algunos de nuestros
prestadores en la región

Médica especialista en Administración en Organizaciones de la Salud
Ciudad de México
Perteneciente a ESAR desde 2013

Mi experiencia con ESAR

Durante mi  formación profesional tuve la peculiar experiencia de generar la confianza suficiente en las mujeres para que se acercaran a mí para solicitar mi apoyo, ya que siempre me he involucrado con los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Con la Fundación ESAR  realicé mi capacitación, aprendí el modelo Integral y con ese conocimiento pude empoderarme completamente en el tema;  a partir de ese momento obtuve  mucha seguridad para atender a las mujeres que necesitaban el servicio.

Día tras día me llenaba con más empatía por las mujeres que se acercaban a mí, por lo que comencé a transmitir los conocimientos y sentimientos al personal que trabajaba conmigo, poniendo énfasis la colocación de  métodos anticonceptivos para que de esa manera evitaran solicitar el servicio nuevamente.

La Fundación ESAR me apoyó durante todo el proceso y gracias a ellos meses después pude conocer ORIÉNTAME , donde me empape y me empoderé con la ideología y formas de manejo, por lo que mi visión fue dar el mismo trato humanizado que tenían en Colombia al regresar a mi País.

La Fundación ESAR me propuso apoyarme para estudiar la especialidad y maestría en Administración en Organizaciones de la Salud. Con el paso del tiempo, con el incremento de mis conocimientos tanto en Salud Reproductiva brindados por ESAR y en Administración me di cuenta que podía dejar de ser un empleado para comenzar a emprender mi propio centro en el que pudiera realizar las cosas de la forma que había asimilado de la fundación ESAR y ORIENTAME; para esto tuve que reconocer que tenía  toda la capacidad para iniciar mi proyecto así poder ayudar a más mujeres que necesitan un trato humanizado y con calidad para hacer válidos sus derechos sexuales y reproductivos.

En la actualidad mi centro (GINECLINIC) tiene 10 meses de haber sido inaugurado, y cada día me lleno de satisfacción al ver la forma en la que las pacientes son atendidas, misma atención que se ve reflejada en los comentarios de retroalimentación que me dejan en las encuestas los cuales transmiten la tranquilidad y calidez con la que se sienten al acudir con nosotros.

Todo el personal de GINECLINIC apropia el trato humanizado y con calidad, todas sabemos que con nuestra atención ayudamos a una mujer más a tomar sus decisiones apropiadamente y empoderarlas para ejercer sus derechos sexuales y reproductivos en el futuro.

Doctor Abraham Gutierrez
Médico Colombiano
Perteneciente a ESAR desde 2010

Agradecimiento a la Fundación ESAR

Como prestador de servicios de la Ciudad de Zipaquirá para toda la zona de Sabana Norte de Bogotá, en el departamento de Cundinamarca en Colombia, deseo agradecer a la FUNDACION ESAR Y SUS PATROCINADORES, el apoyo que me ha prestado en la consolidación y mejoramiento de los servicios de mi consultorio.

Cuando me trasladé al sitio donde trabajo actualmente, lo hice a un local que había sido anteriormente expendio de bebidas alcohólicas y de venta de comidas rápidas, los pisos y las paredes se encontraban percudidos y sucios, las baldosas del piso eran antiguas, el techo y las paredes estaban descascaradas y en algunos tramos estaban recubiertas de baldosas viejas y en mal estado.

Gracias al apoyo de la Fundación, logré cambiar los pisos, pintar las paredes, organizar los guardapolvos del piso de una manera que se adecuara a las normas exigidas por la secretaria de Salud, cambiar el techo, construir el shut de basuras, adecuar la sala de espera y adaptar en forma higiénica y ordenada un cuarto para lavado de material.

No caí en cuenta de haber tomado unas fotos antes de la transformación del consultorio, por lo cual solo encontré unas pocas, sin embargo, allí se alcanza a apreciar el estado deplorable de paredes, techos y pisos del local.

Adjunto también unas fotos del lugar después de los arreglos, donde se evidencia la mejoría del espacio.

Agradezco también a la fundación su interés por brindarnos constantemente educación continuada, capacitaciones, actualizaciones y asesorías de todo tipo, lo que ha redundado en una mejora en la calidad de atención hacia las pacientes, ha mejorado la seguridad y la autoestima de nosotros como prestadores: ¡ya no nos sentimos solos!!!!

Muchas gracias por todos y ojalá nos sigan acompañando por mucho tiempo.

Obstetra Paraguaya
Perteneciente a ESAR desde 2007

El impacto de ESAR en mi práctica

Esta Fundación ha impactado positivamente en mi desempeño profesional y personal. Puedo decir que gracias a las orientaciones y capacitaciones constantes de ESAR puedo ofrecer seguridad, privacidad y calidad de Atención en Salud Sexual y Reproductiva, respetando y haciendo respetar los derechos sexuales de cada mujer que llega al servicio y así mejorar la calidad de vida.

Esta Fundación me ha dado la oportunidad de conocer y trabajar con otros colegas de otros lugares, el trabajo resulta más fácil cuando se trabaja en red, sobre todo cuando se presentan obstáculos o complicaciones en el trabajo, la red es muy necesaria para mí.

ESAR me ha dado todo; capacitación, orientación, insumos, equipos médicos, me ha enseñado a entender que soy útil en la sociedad, ha aumentado mi autoestima, he aprendido a valorar mi trabajo atendiendo a cientos de mujeres de distintas clases sociales, sin mirar su condición socio cultural o económica. En lo personal me ha ayudado muchísimo más porque al mejorar mis servicios también ha mejorado mi nivel económico y así poder solventar mi familia, los elogios de mis usuarias también lo dicen todo.

Estoy orgullosa de ser parte de esta familia ESAR

Gratitud eterna a la Fundación ESAR.

Obstetra  Ecuatoriana
Perteneciente a ESAR desde 2008

Obstetra de Ecuador:  Un abismo de distancia entre el ayer y hoy

En la universidad, como estudiante de la carrera de obstetricia, el pensum no contemplaba de  ninguna  forma el manejo de urgencias por causa de un aborto incompleto, por  lo cual no recibí ni me instruí académicamente sobre  este tema  y, cuando  tuve  que enfrentarme a la práctica en mi consulta y se  me presentaban este tipo de emergencias   tenía que intervenir de una manera empírica, basándome en mi intuición. Gracias a Dios nunca he tenido resultados adversos, pero realmente pienso que  fue una cuestión de suerte, por eso siempre pensé que debería haber alguna forma de capacitarse en el tema para llenar estos vacíos, pero lastimosamente todo lo que encontraba era silencio, estigma y hasta egoísmo  y yo  como muchos otros profesionales amigos, cuando  nos reuníamos y abordábamos el tema, sólo era para hablar de nuestras  experiencias vividas, algunas veces con terror, otras de suerte y algunas de nostalgia; en lo personal, me asusta sólo pensar aquello y al mirar en retrospectiva, la forma como procedíamos en esos casos, en comparación de como procedo ahora y encuentro que hay “un abismo de distancia entre el ayer y hoy”.

Con alegría puedo decir que llegó el día en que pude cumplir un sueño, a través de una colega que me ofreció una capacitación  y supe que estaba a punto de conseguir lo que hasta esa fecha venia buscando; no lo niego tuve temor, porque era tan desinteresada la oportunidad, que llegué a pensar que podía ser algo inseguro, hasta cuando fui capacitada  desde el área  técnica y de orientación, con lo cual entendí que sí habían personas interesadas en alimentar mis conocimientos y destrezas, dotándome de herramientas invaluables para apoyar a nuestras mujeres,  cuidando  no solo de su  salud integral, físico y  emocional,  sino también  de su proyecto de vida y el futuro de sus familias, fue más grande  mi  sorpresa cuando  me comunicaron que  además  tenía  la oportunidad de asistir a charlas, congresos y de obtener todo el material académico para mi auto preparación y que cada período semestral tendría la oportunidad de ser visitada por un consultor de la fundación ESAR, quien me haría seguimientos de apoyo y acompañamiento para establecer acuerdos de mejora permanente.

Como si lo anterior fuera poco  también  tuve   la oportunidad de recibir apoyo económico para el acondicionamiento y equipamiento de mi consultorio, con lo cual he podido establecer mejoras en mi servicio, que me han permitido pasar de lo bueno a lo excelente, según comentan mis pacientes en sus encuestas; Todo lo antes descrito, es lo que me ha permitido ser la persona que  ahora soy, me siento libre,  segura  y capaz de trabajar con entereza, de compartir mis conocimientos  con mis colegas y sobre todo, tengo las herramientas de orientación que me permiten entrar en la parte más íntima del  corazón  de mis pacientes, aliviando sus pesares y fortaleciéndolas cuando tienen que tomar decisiones relacionadas con temas de su  salud sexual y reproductiva.

Lo relatado, hace que siempre  manifieste mi  agradecimiento profundo a la Fundación ESAR, porque me siento muy satisfecha  y orgullosa como profesional y sobre todo de ser parte de esta noble institución.

Médico Argentino
Perteneciente a ESAR desde 2015

El cambio que significó ESAR

Está claro que muchas cosas cambiaron en mi práctica profesional desde el momento que empecé a formar parte de esta fundación… mejoré conceptualmente mi visión frente a los derechos sexuales y reproductivos de nuestras pacientes, también mejoré en  a respetarlas y acompañarlas en sus decisiones,  cuidando siempre su salud.

Gracias por hacerme sentir parte de un proyecto ambicioso, que nos brinda actualizaciones permanentes, visitas de acompañamiento que genera en los prestadores un compromiso mayor,  y que genera herramientas, como esta nueva página web, que nos permitirá seguir encontrándonos desde la distancia y con las mismas convicciones.

Hacemos del mundo un lugar más equitativo
empoderando a las mujeres latinoamericanas